.

Envío GRATIS a partir de 60€ península + info envio gratis

Carrito 0 (productos) Total 0,00 €
 x 

El carro está vacío!

Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

¿Operación Bikini? Mejor aún: las claves indispensables del Plato Saludable

¿Operación Bikini? Mejor aún: las claves indispensables del Plato Saludable

 

Poco a poco se acerca el verano, pensamos en los excesos que nos hemos dado y nos convencemos de que tenemos que comer mejor. Hoy te ayudamos a conseguir tu objetivo: una alimentación variada y equilibrada basada en los nuevos estudios científicos de rigor.

La pirámide nutricional: ¿pasada de moda?

A todos nos suena esta pirámide, ¿verdad? De hecho, es nuestra referencia para la alimentación del día a día e incluso se les enseña a los más pequeños en el colegio para que empiecen a adoptar conductas alimentarias saludables.

Según esta guía, nuestra alimentación debe basarse en primer lugar en los cereales, pan, arroz, harinas y pasta; en un segundo escalón encontraríamos frutas y verduras, seguidas de proteínas y verduras y finalmente, los dulces y las grasas y aceites, que deben limitarse en la dieta.

 

 

pir

Sin embargo, este gráfico en el que se basa nuestra dieta esta pasada de moda. ¡Sí, has leído bien! La primera pirámide alimentaria surgió en la década de 1970, y desde entonces, aunque ha ido variando, siempre se ha tomado como referencia la de los años 80-90. Aunque nos suene a que esto fue antes de ayer, han pasado más de 20 años.

Igual que ahora no utilizaríamos ordenadores o teléfonos móviles de los 80, tenemos que modernizar nuestra dieta; la ciencia de la alimentación se ha desarrollado cuantiosamente, así que ¡aprendamos a comer mejor!

¿Qué tengo que cambiar?

Pues bien, expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard han creado la ‘‘nueva pirámide alimentaria’’, que se trata de ‘‘El Plato Saludable’’. En este plato nos indican cómo debe ser cada una de las comidas del día.

 

pl

 

Como veis, el plato está dividido en cuatro cuadrantes, y lo primero que llama la atención es que la mitad del plato son FRUTAS Y VERDURAS, y cuanto más variadas, mejor. Nos aportan vitaminas, fibra y minerales, todos ellos elementos necesarios para garantizarnos una salud óptima. Las patatas no cuentan como verduras, ya que tienen un alto contenido en carbohidratos.

Otro gran cambio son precisamente los HIDRATOS DE CARBONO. Estos han pasado de ser la base de la alimentación en la antigua pirámide a formar un cuarto del Plato Saludable; además, nos indican que estos deben ser de grano entero o integral (tanto el pan como la pasta y el arroz). Los cereales de grano entero son los que conservan las tres partes del grano, por lo que aportan fibra dietética, vitamina B, antioxidantes, fitonutrientes y minerales como hierro, magnesio, zinc y cobre. Sin embargo, los carbohidratos refinados como el arroz blanco o el pan blanco deben ser por tanto muy limitados, ya que pierden estas propiedades tan saludables.

Para completar el plato, tenemos las PROTEÍNAS SALUDABLES, que nos aporta los nutrientes necesarios para que el organismo repare y construya sus estructuras. Las encontramos principalmente en pescados, aves, legumbres y nueces. La carne roja y el queso están recomendados en una cantidad limitada. Nos recomiendan además evitar el bacon, el fiambre y otras carnes procesadas.

La LECHE y los productos lácteos se limitan a 1 o como mucho 2 porciones al día.

Respecto a las GRASAS, nos recomiendan cocinar con aceite de oliva pero limitar el consumo de margarina o mantequilla, evitando por completo las grasas trans.

El AZÚCAR debe ser prácticamente eliminado de la dieta, así como las bebidas azucaradas. De hecho, la OMS recomienda que se tomen como máximo 5 cucharadas pequeñas de azúcar. Los dulces (incluyendo galletas y cereales azucarados) en general ni siquiera forman parte del plato saludable, así que también hay que controlar su consumo.

Como habéis comprobado, son muchos los cambios que se han realizado en esta nueva guía óptima de la alimentación. Si a todo esto además le añadimos por lo menos 15 minutos de ejercicio diario, conseguiremos una salud de hierro. Pero ¡tranquilo/a!, no hace falta que hagas todos los cambios de golpe; paso a paso puedes conseguir aproximar tus hábitos a los que son más saludables, de manera que sea más fácil para ti y los tuyos.

Nunca olvides que mucho mejor que hacer una dieta milagro (que suelen ser milagrosamente fallidas) es llevar un estilo de vida saludable y disfrutar del mismo al máximo.

¡Ánimo y a cuidarse!

Valora este artículo del blog:
2
Continuar leyendo
654 Hits
0 Comentarios

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.